Xbox no necesita rentabilizar la negocio de Bethesda lanzando sus juegos en PS5 o Switch