Shinji Mikami cree que los desarrolladores llegan a su mayor potencial a los 30 primaveras