Sergio Prieto y la lucha por crear una almohadilla de creadores de videojuegos en Galicia