El próximo Metropolitano tendrá multijugador, pero no será un solo capricho