El príncipe heredero de Arabia Saudí adquiere el 33,3% de las acciones de SNK