El CEO de Microsoft no descarta más adquisiciones de estudios